Las gallinas, los conejos, los pollitos son un centro de atención para los niños. Darles de comer es un buen entretenimiento y muchas veces fuente de conflictos. Si por ellos fuera estarían todo el día dándoles de comer, cogiendo huevos, o sacando del cado algún conejo pequeño.
También los mayores agradecen disfrutar de unos huevos frescos de corral, fritos en aceite de de oliva del Somontano.